viernes, 1 de marzo de 2019

Cerevisión II, el regreso, o yo qué sé


Queridos amigos, conocidos, saludados y gente diversa y variopinta que pase por aquí:

Mirando atrás en el tiempo, el 27 de Mayo de 2012 publiqué mi primera entrada en este blog. Decía tal que...

Sed bienvenidos

Supuesto y admitido que esto sea un nuevo blog, y que la temática del cual sea la cerveza, no busquéis aprender nada de aquí fuera de lo que yo mismo aprenda sobre la marcha.


Saludos a todos, sed bienvenidos... bienvenida sed... voy a tomarme una cervecita...


(aplausos, ovaciones, gritos de ¡poeta!, ¡poeta!)


El 5 de Diciembre de 2014 publiqué la que iba a ser la última entrada... hasta hoy.
En esa entrada dije cosas como: 


Hace mucho, muchísimo, que no entro por aquí a explicar nada.
Me sigue gustando escribir, me sigue gustando la cerveza (¡por supuestísimo!), y me han pasado bastantes cosas de las cuales habría poder escrito..

(lágrimas, gestos de amarga desesperación, gritos de "¡cabrón, una Westvleteren XII de 1997!)


Y hoy, 1 de Marzo de 2019, después de darle vueltas al tema y de haber tomado alguna cerveza que otra durante estos años, me animo a perpetrar esta entrada. 

(silencio sepulcral, balas de paja de peli del oeste, ¡juer!, si que hacía tiempo que no entraba nadie por aquí)


En fin, a lo que íba:
Suscribo el saludo inicial. Este blog sigue sin tener ninguna pretensión de nada.
Suscribo el saludo final. Me sigue gustando escribir y me sigue gustando la cerveza.
Pero añado: vuelvo a tener ganas, y quizá incluso tiempo, así que:

¡Declaro reinaugurado este contubernio cervecero!
(Y ya veremos que sale de aquí)


¡Saludos y cerveza para todos!
Pero cada uno se paga las suyas, ¿eh? Que hay gente con el morro muy fino.

PD: Aunque esta vez sea mentira, mantendremos la tradición de culpar de mi regreso al gran Birraire.

viernes, 5 de diciembre de 2014

#FFdA 6 - Una vuelta sòlo a medias

¡Hola de nuevo a todos!

Hace mucho, muchísimo, que no entro por aquí a explicar nada.
Me sigue gustando escribir, me sigue gustando la cerveza (¡por supuestísimo!), y me han pasado bastantes cosas de las cuales habría poder escrito... pero este ha dejado de ser mi medio. Al menos de momento.

Cuando empecé con el blog, mi entorno próximo (salvo excepciones) estaba alejado del tema cervecero y esta bitácora se convirtió en mi válvula de salida a mi verborrea maltosa y lupulera.

En otros blogs cerveceros, empezando por el del gran "culpable" (lol), vi a gente afín a la que me quería acercar y en este evento, el #FFdA, vi la oportunidad de colarme en el "grupillo".

Ha estado bien, me lo he pasado en grande leyendo, aprendiendo, y explicando mis batallitas pero... mi mundo ha cambiado.

El #FFdA 5 me pillo en una época de muchas prisas y poco tiempo (y de la que aún no he salido), pero quise por lo menos abrir una muy buena cerveza, para mantener la tradición. Conque el domingo por la noche abrí EL armario, saqué un buen caldo (lo siento pero no recuerdo cual) y una vez en el sofá me di cuenta de que no me apetecía comentarla en el blog y que hubiera preferido tomármela con mis amigos.


Así ha cambiado mi mundo: Para bien.

En mi "colla castellera", los Castellers de Sabadell tenemos ahora una nevera que muchos bares envidiarían (y me siento maravillosamente culpable...).

Con las cervezas de esa nevera muchos viernes y algunos miércoles surgen conversaciones fantásticas.Muchos de mis buenos amigos, tanto de la vieja guardia como algunos nuevos, comparten ésta mi afición. Incluso tenemos un grupo de whatssap sólo de cerveceo: los "cenosillicafòbics". :)

Hay sitios donde puedo tomar buena cerveza en Sabadell, hay sitios donde puedo comprar buena cerveza en Sabadell, hay sitios donde hacer una cerveza cojonudísima en Sabadell ¡Hasta tenemos una feria de la cerveza que mola mil!

Hace un tiempo vi como un conocido despedía su blog (de otra temática) porque encontraba mucho más inmediato y próximo el twitter. En su día lo encontré raro... pero ahora lo entiendo. A mi un poco también me pasa con el untappd.

Pues eso, que ya veremos cuando vuelvo a escribir por aquí, pero me parecía muy feo no explicar mi silencio en éste blog. 
Si a alguien le apetece ver en "que" me muevo, en mi untappd verá que no me he pasado a la pepsi max. ;)

No descarto escribir por aquí, igual en algún momento me vuelve a apetecer, o tengo alguna historieta larga.
Y ya que estoy aquí, y que los astros se han alineado, me voy a despedir a lo grande! 


¡¡¡Vamos con el #FFdA!!! (Viernes 28 de Noviembre)

Una semana antes se había presentado en el local de Castellers de Sabadell, la nueva cerveza "La Saballuda". En el fondo no es una nueva cerveza porque es la Puigmal 2910 de Moixeró, pero nos hace ilusión en nuestro 20 aniversario este pequeño homenaje "verde que te quiero verde, verde lúpulo, verde... camisa saballuda".
Como ese día no fui y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, aquí que la pongo aunque no sea viejuna ni salga de ningún armario. Y me quedo tan ancho.

Para matar la noche, una nueva amiga que descubrí en la Fira de la Cervesa Artesana de Sabadell: la Vanilla Black Velvet.
¡Placer infantil en un vicio adulto! Pide un poquito de "guerra" antes, para que el alcohol no esté tan presente, pero si le pegas un poquito al "grado" antes, pues entra fantásticamente suave, la verdad.


¡¡¡Ahora sí!!! ¡¡¡Vamos con el #FFdA!!! (Sábado 29 de Noviembre)

El sábado entro ya en materia con dos cositas que guardaba en mi armario:

Por un lado una cerveza que ya saqué en otra edición: la 1000 nits de Art Cervesers.
Se ha conservado bien la "jodía". Se podría decir que "belguea" si no fuera por ese fondito de regaliz que le ha quedado. Las pasas ahora parecen al ron, lo que me encanta.
De primavera de 2009 al otoño de 2014... ¿quizá sean ya "2000 nits"?

Para cerrar la noche, una Moose Islay de Nomada, de cuando Sami embotellaba las etiquetas con gatitos molones. Un copazo contundente, para tomar a sorbitos. Café irlandés, con vainilla en vez de nata. Mmmmmmm.


Domingo 30 de Noviembre: La gran celebración

Si me habéis leído antes sabréis de mi afición por los "castellers", y que algunas de mis mejores cervezas han servido para celebrar nuestras mejores construcciones.

Este año hemos conseguido algo que nunca hubiéramos creído en nuestros 20 años de historia: hacer nuestra(s) primera(s) construccion(es) de 9 pisos (!) 

La celebración tenía que ser algo tan grande como esto:


(nota de sociedad: servidor es el canoso que aparece en 1:40 y que se ve todo el rato de espaldas con un brazo a cada lado. Que nunca se me ve, y aquí hasta demasiado y todo...)


Pues nada, que ya llevaba un mes retrasando la celebración cervecera de la temporada y al final se me ha juntado con el FFdA,  así que he abierto el armario, he sacado la caja mística y han aparecido las siguientes "cositas":


Increible que aún se deje beber... a ver mañana el estómago por eso.
(nota de día siguiente: sin problema)

No ha perdido del todo el puntito ácido, aunque con los años se ha "cocacolizado", por decirlo de alguna manera, y por poner un símil.

Más cálida que "la del año", lo que encuentro curioso en una cerveza de poco grado, ha pasado muy bien y muy rápido. 

Si alguien no se lo quiere creer lo entenderé perfectamente, porque yo hubiera apostado que el orden de los hechos sería abrirla, catarla y tirarla.

¡Me alegro mucho de haberme equivocado!



Con un algo más de grado ya es más fácil sobrevivir, siempre y cuando te gusten las cervezas belgas "viejunas" en grado sumo.

Buscando información sobre su adquisición por Grimbergen me he encontrado esta entrada de Petroleos Blog, en la que me encuentro muy muy cómodo con su nota de cata. Yo no sabría decirlo ni la mitad de bien, así que ni lo intento. Suscribo y digo "idem" a la mayoría de cosas.Además tiene una muy buena documentación histórica.

Para añadir algo, recuerdo con mucho cariño la versión "Christmas" de 9 grados que en los 90 Santi (Maes de Sabadell) casi acaparaba del mercado. ¡La habíamos llegado a beber hasta mayo!

En fin, una buena forma de utilizar esta copa por última vez, y retirarla al fondo de la vitrina.

Y de jubilar una copa... a estrenar otra (aunque de nueva no tenga mucho)

Ya que esta entrada del blog es como una especie de despedida, y que el "FFdA" es una especie de "a ver quien la tiene más larga" en versión cervecera, vamos a salir por la puerta grande de la Maestranza a hombros y con gritos de "torero torero"... o quizá de "cabróooooooooooooooooooooooooooooooooon". Jajajajajaja.



La joya de la corona, que guardaba para una gran celebración. 

Hubiera jurado que este pack lo traje de mi primer viaje a Bélgica (1993), pero mi colega Pere recuerda que lo compré en el segundo (1997) y confiaré en su buena memoria. Del tercer viaje en adelante ya no puede ser porque los monjes se modernizaron y ya viene la fecha impresa en el tapón.

Redonda redonda hasta el nivel molecular o vete a saber si el homeopático, cálida en cuerpo sangre y alma hasta el hipnotismo con dejes de sexo tántrico, cojonuda hasta el nivel "te cagas en las bragas" plus ultra con agravante de alevosía, nocturnidad y falta de arrepentimiento. 

Hoy no me lavo los dientes y ¡ya veremos si mañana desayuno!

Quien lea esto y haya dejado envejecer alguna vez una trappiste o similar me entenderá, y quien no pues pensará que soy un exagerado de mil pares de narices, pero en este momento me preocupa más bien poco, la verdad. 



Despedida (también sólo a medias)

Acabadas las cervezas, toca el momento de cerrar, con algo de pena, esta entrada.

Pues lo dicho, un placer haber compartido algún ratito por aquí con los grandes monstruos de las bitácoras cerveceras. Lamento no haber coincidido "en vivo" con nadie todavía, aunque si a alguien le apetece cualquier ocasión es buena... ¡y más con una cerveza!

Saludos a todos, y hasta pronto... o siempre... o ¡yo qué sé!

jueves, 12 de diciembre de 2013

#FFdA 4 o #FCFDCA(CP)QEPPARDLC(CSUA)

Hola a todos.

Visto que la discontinuidad forma parte del espíritu de este blog, en vez de explicar el enésimo motivo de pausa retomaré sin más el hilo.

El motivo de esta entrada es además la celebración de la cuarta edición del #FFdA, el evento que provocó la creación del blog , así que no podíamos faltar... aunque ha faltado un pelo.

Por si alguien no ha leído las entradas previas sobre el 1er #FFdA (intro, sesión 1 y 2), del 2º (previa, capítulo 1, 2 y 3) o del 3º (partes 1 y 2), o tampoco alguna de las convocatorias "patilleras" del ya clásico culpable (por ejemplo la de la presente edición), las siglas corresponden al evento "Finde Fondo de Armario", que también podría ser conocido como #FCFdCA(CP)QEPPARDLC(CSUA):
"Frikis Cerveceros Fardando de Cervezas Acojonantes (Con Perdón) Que Estaban Perdidas Por Algun Rincón De La Casa (Con Suerte Un Armario)"

Como ya he dejado caer antes, en esta ocasión estuve a punto de no poder participar.
De hecho el mismo día que empezaba el evento recogí el alta médica después de varias semanas de reposo obligado en casita (y sin jarabe de cebada).
Ya estoy bien, gracias por preguntar, conque... ¡A celebrar el alta por todo lo alto!


Sabadell, viernes 29 de noviembre

En el encendido oficial de las luces de Navidad, con la colaboración de los Castellers de Sabadell (de los que formo parte) nos encontramos "casualmente" unos cuantos "cenosillicafóbics" de la "colla", con un par de horas libres antes de nuestro ensayo y relativamente cerca de Moixeró...

Así que el #FFdA tuvo una previa, que si bien no cumple con los "requisitos"... este es mi blog y para un día que escribo voy a poner lo que me de la gana. Faltaría plus.

Los puristas que se salten unas cuantas líneas. Más abajo ya aviso.


La previa: celebración de alta médica y de final de temporada... y de lo que haga falta

Así que fuera de programa (pero dentro del estómago) cayeron por orden de aparición:
- Eko's 2.0 (tenía ganas de probar algo de l'Anjub, y ahora tengo ganas de repetir)
- Back in Black (de Naparbier, birraco que descubrí en la Fira de la Cervesa Artesana de Sabadell)
- Nomada Moose Islay (ovación, Lagavulín birrificado, lágrimas de emoción y síncopes varios)
- Hello My Name Is Sonja (orgía Brewdogiana con la prima de Ingrid, que está igual de buenorra)

compartidas, eso sí, que tampoco era cuestión de llegar al ensayo de Castellers con un globo de aupa.

Nos despedimos con pena de Ramon y sus fabulosas estanterías y nos fuimos a sudar un poquito con los Castellers. Para recuperar líquido cayó una Estrella Galicia 1906 Red Vintage "la colorada".
El bar del nuestro local se está situando entre las mejores cervecerías de nuestra ciudad, aunque el untappd no se lo acabe de creer.

Mientras mi amigo David me repatria a casa, a una hora temprana para lo que acostumbramos, me acuerdo del #FFdA y le hago una proposición deshonesta, que acepta.
Subimos a mi piso a abrir botellitas y empieza el #FFdA propiamente dicho.


El #FFdA en cuestión (sesión 1 y única)

Los puristas que se han saltado unas cuantas líneas pueden seguir leyendo a partir de aquí, mientras que los envidiosos de rigor ya pueden saltarse el resto de la entrada y cerrar el navegador por si acaso les entra rampa.

Puestos a compartir, saqué más o menos al azar unas cuantas cervezas del fondo del armario, que tampoco era cuestión de despertar a la familia.

Las cervezas seleccionadas, por orden de aparición:

Hoppe Artisanale Pils de Van Steenberge (2011)
Un buen lager que mejor hubiera caído en su día, en el par de añitos que lleva en casa ha perdido su carácter lupuloso.

Belle-vue Gueuze (1997)
Seca y astringente. Recordaba la versión "del año" más empalagosa, y ahora parece más como una sidra amaderada. Que bien que le sientan los años. ¡Yeah!

Strubbe Vlas Kop (1998)
Gerstebier (cerveza de cebada) según la etiqueta. Mi curiosidad me lleva a la birrapedia y descubro que se hace con trigo malteado y cebada sin maltear. Sorprendentemente la botella conserva el gas, la cerveza hace una bonita espuma y aún se puede beber. Seguramente ha perdido matices con los años.

Lefebvre  Moeder Overste (1997? 1998?)
No hacemos caso de la etiqueta, que recomienda su consumo antes de 1999. De todas maneras, con una Tripel de 8º tampoco corremos tanto riesgo así que la disfrutamos tan ricamente. Sin ser una maravilla, se deja beber. Ahora mismo no recuerdo la original, así que tendré que ver si la encuentro por ahí para compararlas.

Crombé Egmont (75cl, 1997)
Aún elaborada en Zottegem, el pueblo de mi socio Rik, antes de que se la quedara Strubbe.
Una triple sencilla, sin pretensiones, pero muy agradable y que envejece bien.
¡Gracias Rik!

Slaapmutske Winterbier (2000)
Cortesía de Filip, en el Blauwe Volk. Aparte de no dejarme pagar las cervezas ese día me regalo una caja entera de esta cerveza de la que aún me queda alguna más. Ya prometían en su primera edición.

Sint-Sixtus Abdij Westvleteren 8 (2000)
Quizá la última que me quedaba, o quizá no. En el mundo mundial tampoco han de quedar demasiadas, ¿verdad?. Espectáculo absoluto, aunque con menos regusto alcohólico como su "hermana mayor", la 12.


No está mal toda la artillería desplegada en un solo día, pero tampoco conviene abusar de mi recién recuperada salud y lo dejaremos por esta vez.

David vive cerca y no tendrá problemas en llegar a su casa y yo sólo tengo que atravesar el pasillo.

Buenas noches.


Anexo (armariofilia y otras depravaciones cerveceras)

Ya se que la publicación de fotos de armario va a ser la tónica y  casi requisito de la presente convocatoria, pero servidor estrenó su armario cervecero no hace tanto, y el mueble en cuestión ya tuvo su momento de gloria en el anterior #FFdA, así que quien quiera verlo que entre en el enlace previo.

Por comentarios de previas ediciones, sé que a más de uno le gustaría verlo por dentro, pero por si acaso prefiero no exponer mis añejados caldos a la luz. Así que los dejaremos en su oscuridad presuntamente gay (pues no han salido aún del armario).
No he podido evitar el chiste malo. Lo siento mucho. Me he equivocado. No volverá a ocurrir.

Pero para seguir la moda, voy a fotografiar otro armario que ya tengo hace unos cuantos años en el comedor de mi casa. Aquí mi amante esposa me permite amontonar algunas de mis copas (dentro) y exponer los cadáveres de mis más vetustas botellas (encima).

En la parte central de la foto, y aún sin colocar, he querido incluir una botella que no llegó al #FFdA por pocas semanas pero que tenía que aparecer igualmente en esta entrada porque lo merecía: una De Dolle Brouwers Stille Nach (1993), maravilla de los locos belgas de los que siempre he intentado conseguir botellas. Una de las joyas de mi armario, sin duda, que aún no sé como ha conseguido aguantar tantos años sin ser abierta. Despistado que es uno.

Pues ya sin nada más que añadir, y esperando con ganas el resumen del Birraire, me despido hasta vaya usted a saber cuando.

Así que si no publico nada antes, que al paso que vamos será lo suyo, felices cervezas de Navidad a todos.
Y por si acaso aún tardo más que todo eso, que os vaya bien la vida.

domingo, 6 de octubre de 2013

Fira de la Cervesa Artesana de Sabadell (reflexión sobria aunque no lo parezca)

Dicen que cuando alguien está a punto de morir, la vida entera le pasa por delante de los ojos.
También dicen algunos, que la muerte es la antesala de una vida mejor.


Hoy he ido a la "Fira de la Cervesa Artesana de Sabadell", y no puedo resumirla de otro modo que diciendo sencillamente que me lo he pasado genial.
La tarde se me ha pasado volando, aún con la sensación de haberla aprovechado, y mucho.

He disfrutado de momentos familiares tranquilos, de compincheo entre amigotes y conversaciones en grupo, de encuentros y reencuentros, pero también de conocer gente interesante, etc.
Todo esto en mi ciudad, y todo esto alrededor de la cerveza. ¿Qué más puedo pedir?


- Si bueno, muy bonito y tal y pascual, pero... ¿no vas a escribir del evento y sus cervezas? ¿y que tiene todo esto que ver con la vida y con la muerte? ¡A saber qué ha bebido éste!

Pues no, en esta entrada no voy a hablar del evento y sus cervezas... al menos directamente.
Y sí, confieso que he bebido (¡cerveza, no te j... fastidia!), pero tampoco tanto y ya hace unas horas, así que esta entrada puede ser ñoña pero está escrita desde la sobriedad.
¿Puedo seguir?


Hoy me ha pasado por delante de los ojos toda mi vida... cervecera, la que me ha tocado vivir en Sabadell (y aledaños)

...Mi primera cerveza oficial, una Voll-Damm recetada por mi padre... ("hijo, si has de beber, bebe bueno" me dijo no con mal criterio para la época y que creo que aún conservo en esencia)...

... tantas tardes y noches en la "Maes"... (hasta que desapareció, asfixiada por las obras del centro. ¿Qué habrá sido de Santi?)...

... otras tantas veladas de "dopping" con Pere en el Tropezón de La Llagosta... (otra pérdida irreparable)...

... esos "pinitos" con Rik dando nuestros primeros cursos de cata en el Kafka ... (la "Acadèmia de la cervesa" duerme un largo sueño, ¿la podremos despertar algún día?)...

... exóticos tiradores de De Koninck, de John Martin, etc... que desaparecieron igual que aparecieron... esos bares de barrio que tuvieron Julius de Hoegaarden... Tennents Super... Eku 28... con igual fortuna...
esas temperaturas gélidas de la nevera de "l'Espanyol"...

... el desbocado presente: la Microcervesria, el Moixeró, Nómada y muchos anónimos "homebrewers" locales... cervezas artesanas cada vez más presentes en tiendas y bares... la Fira...

Todos estos recuerdos (y alguno más) me han venido mezclados con los buenos momentos que he pasado hoy. Por eso no creo que tengan que ver con la muerte, pero sí con una vida mejor.

Hace tiempo que se está cociendo algo. Todos lo sabemos y sólo hay que ver como han proliferado aquí y fuera un número incontable de cervezas artesanas y caseras, pero parecía algo limitado al "mundillo" cervecero, a los locos de ayer más los locos de hoy, y algún esporádico visitante ocasional.

Pero hoy he visto a muchos de mis conciudadanos pasárselo bien, muy bien. Con sus familias, amigos y seguramente también conociendo gente nueva. Algunos quizá interesados en el tema, o quizá sólo con ganas de probar algo diferente, pero todos disfrutando con unas buenas cervezas.

Nada puede sonar más diferente a una "muerte cervecera", ¿verdad?
De verdad, hoy lo he visto todo diferente, como por primera vez, como en una nueva vida.

Puede sonar exagerado, pero creo que este fin de semana puede haber empezado una vida mejor:
la vida en que mi ciudad, Sabadell, viva la buena cerveza con normalidad.


martes, 24 de septiembre de 2013

Mi Beerano Cervecero!!! MBC#2013

¡Anda!
¡Si tengo un blog!
¿Quizá que publique algo, no?

Si alguien todavía lee esto, sabrá que no me prodigo mucho escribiendo, así que tampoco voy a perder demasiado tiempo justificándome.
También sabrá que para obligarme a escribir necesito a veces un evento patillero (marca registrada Birraire) o afín en el que me apetezca participar aunque no sea más que para desempolvar mi prosa de tanto en cuanto y de paso sentirme un poco dentro del mundillo cervecero.

En este caso el evento es el #MBC2013 Mi "Beerano" Cervecero, una divertida iniciativa de Lupuloadicto, en la que se trata de explicar alguna anécdota cervecera veraniega.
Así que empezamos por agradecer al señor Pau la excusa: Moltes gràcies!

Se acabó el verano, y puestos a explicarlo me apetece hacerlo al revés, como si pudiera rebobinar los acontecimientos y volver a revivirlos de nuevo.

- ¿Rebobinar? ¿Ixo que ye?
- ¿No lo sabes, niñato? ¡La tecnología va a acabar con la lírica!

Pues en orden cronológico inverso, rayando el fin estival y con un retraso casi casi comparable al de este humilde blog, el ultimo gran acontecimiento cervecero veraniego apenas se acaba de producir... ¡¡¡el resumen de Birraire del 3er #FFdA!!!
Joan, que miedo nos has dado. ¡Que por momentos pareció que te nos pasabas al zumo de acelgas!

Seguimos caminando atrás: Segundo aniversario de la Microcerveseria, en mi ciudad Sabadell, y siguiendo la tradición había que ir a probar "La Vella Creu Alta", su estupendo barley wine (¡tanto como para hacerlo "tradicional" en su segunda entrega!), sin hacerle ascos tampoco a su Doble IPA (IPA "y media" más bien, pero igualmente buena buenísima), y de paso probar la ganadora del certamen local de cerveza casera, la DoppelBock "Chalicator" (confirmado: en Sabadell hay futuro, incluso a pesar de cierto vídeo que circula por la red).

Bonus Track: acabar la fiesta trasnochada con los señores G. y T. en el Sabadebidoo compartiendo una Kastel Donker, una Rochefort 10 y una Flying Dog Gonzo... bueno y una Samichlaus en tiempo de descuento.

Muy pocos días antes, Fiesta Mayor de Sabadell, que ya nunca más será la misma sin los tiradores en la calle de Moixeró, con la cerveza de la casa "La Tossa 2.537" y la "Bitter FM" de la "Micro", dos de los buques insignia de Sabadell (con permiso de Nómada Brewing y de los "futuros valores"). Lástima que sólo me pude pasar un día.
Una Fiesta Mayor con cierto regusto amargo, aunque no de lúpulo. Los Castellers de Sabadell no conseguimos nuestro objetivo CON MAYÚSCULAS "A LO CERVERIANA": EL 3 DE 9 AMB FOLRE, que se quedó en intento. Fue una gran pena, en parte porque había muchísimo trabajo y ilusión colectiva detrás, y en parte porque la celebración hubiera incluido abrir alguna de mis Westvleteren más añejas y otros caldos quizá menos nobles en cantidades... quizá menos nobles...

30 de Agosto: Sant Félix. Un día que cada año me tomo de vacaciones para bajar a Vilafranca a ver grandes "castells". Este año hemos visto la que hasta ahora se puede considerar la mejor actuación de la historia. ¡INCREIBLE!. ¡ACOJ... INCREIBLE!
Por la noche y para celebrarlo (después de nuestro propio ensayo "casteller") el buen amigo Pere nos prepara el mejor botellón de la historia: neverita con hielo (en su justa medida) albergando Dupont Moinette, Brasserie des Rocs Montagnarde, Westmalle Tripel, Achel Bruin (hasta aquí todo en 75cl) y de postres ¡una Westvleteren 12!
Un surtido digno de cualquier #FFdA.

De finales de Julio a mitad de Agosto. Días de relax y piscina en mi pueblecito en Huesca, disfrutando de placeres sencillos... como la Ambar 1900 y la Export. Descubrimiento de la gallega 1906 Red Vintage "La Colorada", una cerveza que va a poblar mi nevera a la que encuentre un sitio cerca de casa donde la vendan. Mi hallazgo comercial de este verano, aunque con sus 8º no va a sentar nada mal en invierno.

Como casi todos los años, obligada visita a las Fiestas de San Lorenzo en Huesca donde por fin he podido visitar "L'Artesana", una bonita cervecería con las paredes estampadas casi íntegramente de infografías y anecdotario cervecero. Me fastidió sobremanera no poder estrenar el "untappd" con su divertida y refrescante "biera" San Lorien, colaboración de los oscenses con la madrileña Cibeles: ¡Albahaca's Dry Hop! Como dice la Ronda de Boltaña: "Si huele a albahaca es fiesta en el alto Aragóooooooooon".

Segunda quincena de Julio. Por motivos profesionales me mandan tres días al exilio holandés, a la central en Weesp. Que mal lo he pasado sin encontrar en ninguna parte las nacionales De Molen o t'Ij, aunque me he vengado con sus vecinas belgas Westmalle, Palm, de Koninck, etc. No todo va a ser trabajar, ¿no?
Para salvar al país, un grato descubrimiento:  la cerveza local  Wispe, que se deja beber muy pero que muy bien.


(Para muestra de lo mal que lo paso: Westmalle dubbel combinando a la perfección con un guiso de jabalí en salsa de mostaza, y la carta de cervezas de mi hotelillo)

Casi se me olvida. El 6 de Julio los Castellers de Sabadell fuimos invitados al aniversario de los Castellers de Sans, en la barcelonina plaça de Osca, donde en el número 4 se encuentra el Homo Sibaris. Por supuesto unos cuantos terminamos la actuación allí dentro, y aunque no recuerdo muy bien que barriles probamos (quizá todos), la cosa acabó subida de grado con una Flying Dog Horn Dog, y un megacañón de la muerte: la Brewdog Tokio (garnatxa pura!).



San Juan. Este año celebramos la tradicional verbena (y de paso el resto del puente) en compañía de algunos amigos, en familia, o más bien familias, familias de amigos... bueno, que nos juntamos unos 30 como quien no quiere la cosa.
Salgo del trabajo y mientras voy a esperar a mi mujer y mis hijas en la estación de tren de Manresa me desvío ligeramente a "la taverna del senyor gat", antes "beer center" y actualmente "la panxa del bou". Mientras me compro las cervecitas de la primera cena (que sera en "petit comité") cae una Naparbier Sai, casi del tirón. ¡Buen inicio de verano, pardiez! Entre las elegidas para la noche, una Zombier Eva en homenaje a mi costilla (que me acabaré bebiendo yo también, al ser demasiado lupulosa para el paladar de mi señora, que en cambio se fundió sin pestañear una Pirata Mayo 15:37 que las Saison sí que le van) y una espectacular Struise Pannepot que le tenía muchas ganas y que disfruté cual cosaco y no veo el momento de repetir (¡o pillar la reserva añeja!).
Para la segunda noche, ya con todo el grupo reunido, nuestro amigo Pere aparece con unas botellitas de esas belgas de 75cl. que tanto le gusta compartir... ¡y a nosotros con él!

Mediados de Junio, en el curro esperando el momento de...

Espera, espera, espeeeera. ¡Que me he pasado rebobinando!

- ¿Qué es rebobinar?
- ¡Cállate niñato, que me estropeas la entrada!

Ahora sí, llegamos a donde quería.
STOP.
PLAY.

¡Empieza el verano!

lunes, 10 de junio de 2013

#FFdA 3.0 (Finde Fondo de Armario - ahora sí: las cervezas)

Después de ver que al menos una persona ha leído la entrada anterior, y que aparentemente se ha quedado con las ganas de saber que botellas he abierto, voy a satisfacer su curiosidad.

En las anteriores ediciones, mi #FFdA empezaba en viernes, pero en esta ocasión no ha sido posible.
Es el problema que tiene cuando estás encerrado en un bar con los amigotes por culpa de la lluvia...
(y menos mal que en el local de mi colla castellera acostumbra a haber Leffe, Grimbergen, Hoegaarden, Art y alguna cosilla más).

O sea que la cosa en sí empezó el sábado, y por cierto ese mismo día se celebraba en Sabadell un evento al que tenía que asistir por todos los medios: el tercer aniversario de Moixeró (y inaguración de Eat Me Alice).

Moixeró es una de las catedrales del vicio en Sabadell (C/Advocat Cirera 28), proveedores de mi armario cervecero (no tanto como me gustaría) y promotores de la cultura cervecera donde los haya. Su mayor defecto es no haber aparecido antes, cuando yo tenía más dinero y menos obligaciones y canas.
Para más información, el señor Birraire les hizo una reseña muy chula que podéis leer aquí.
(Joan, tienes que volver aunque sólo sea para probar los pastelillos, que están de la muerte y no sólo de cerveza vive el hombre)

Sí, ya sé que una tienda no es un armario, pero el blog es mío y hago con el lo que quiero. No creo que os importe mucho que hable de cervezas antes de hablar de cervezas, ¿no?

Aunque menos rato del que me hubiera gustado, me pude pasar a saludar y felicitar a Ramon y compañía.
Y como Ramon se encontraba parapetado al lado de un par de tiradores de cerveza nos vimos obligados a probar su contenido. ¡Que dura es la vida de la gente curiosa!

La primera cerveza del día pues fue una Birra 08 Barceloneta "dopada".
La palabra dopada apuntaba directamente a "más lúpulo", como sospechaba. Muy sabrosa, el "toque extra" le daba unos aires como de fruta tropical que no supimos acabar de definir, y sólo coincidimos dos opiniones en que tenía un toque ácido como la piña, pero sin la parte dulzarrona. Como nunca los gustos coinciden, mi señora que és menos afín a lo amargo se queda con la versión "en botella".

En la segunda ronda, nos recreamos con la creación personal de Ramon: La Tossa 2.537.
En esta versión de la ya clásica sabadellense, se impone más el carácter "Ipero" del autor, aunque sigue siendo una cerveza redonda con mucho cuerpo. ¡Bien por Ramon! Como nota de cata exótica, mi mujer le ha encontrado siempre un toque como a Brie o Camemebert "muy curado", broma recurrente en nuestras visitas.

Con gran pesar abandoné la celebración, pero aún pude aprovechar para comprar un par de botellitas, para reponer las que iban a caer luego en casa.


Ahora sí: las cervezas del #FFdA propiamente dicho

Aunque en este blog hablo a veces de mi señora esposa, santa madre de mis hijas y divina paciencia que me soporta, nunca ha tenido un gran papel ni se ha hecho famosa como la "Yaya Birraire", así que se me ocurrió durante la cena darle un poco de protagonismo en este #FFdA.

Cuando conocí a Eva, decía que no le gustaba la cerveza. Después de nuestro noviazgo y especialmente de un viaje a Bélgica pasó a decir que lo que no le gustaba era la Estrella Damm. En este viaje se aficionó a un par de estilos: las "witbier" y las "vlaams rood" (red ales flamencas), y de estas últimas iba a ir el tema.

Así que curiosamente aparecieron en la mesa una Rodenbach Grand Cru y una Duchese de Borgogne, ambas a la vez, con la sana intención de que mi mujer hiciera por una vez una pequeña cata comparada.

La verdad es que se lo puse difícil, pues las dos se parecen mucho, y una cena con dos niñas de 8 y 10 años no es el mejor momento de tranquilidad para una cata concienzuda, pero aún así la cosa fue bastante bien.
La Duchese salió ligeramente mejor valorada por tener un puntito mayor de dulzor, mientras que la Rodenbach la encontró algo más ácida. Eso no quita que le gusten muchísimo las dos, así que mi próximo amigo que suba a Bélgica tendrá que traerme algunos "6-pack", que yo tampoco les hago ningún asco y me encanta ese toquecito un poco de vino y un poco de vinagre.

Después de quedarme yo solito, con mis horarios de buho trasnochado, saqué artillería más pesada.
De entrada una cerveza que me trajeron sus majestades los Reyes Magos de Oriente (también clientes de Moixeró, parece ser): la IPA de Snake Dog.


Además de tener una deuda pendiente con esta marca americana, de la que tenía muy buenas referencias, me apetecía un cambio de registro, algo con más grado y más amargor. Así que un gran acierto de Sus Majestades, que ya saben que el lúpulo corre por mis venas.

Una cerveza con cuerpo, espuma elegante y un aroma penetrante de lúpulo con toquecitos de limón.
Muy cálida en boca, la malta sale a pasear un rato cuando el lúpulo te deja un respiro, sobre todo hacia el fondo de la copa.

Decididamente y para mi gusto, sus siglas significan: Im Presion Ante.

Y puestos a acabar de pagar mi deuda con los USA, y para hacer la cata un poco temática, apareció también una hermana de esta joyita: la Gonzo Imperial Porter, también de Flying Dog.


Muy, muy buenas sensaciones para una cerveza de un estilo que no frecuento, al que me empecé a aficionar en el #BBF13, pero al que le voy cogiendo el gustillo.

Malta quasi-omnipresente, entre pan tostado y "pastilla juanola". Me sorprendo que en esta cerveza el marcado tono a regaliz me guste en vez de molestarme, y probablemente la diferencia se deba al subido perfil alcohólico de este cañón.

Ha venido a mi memoria un anuncio viejuno de la tónica Finley, "sabor dulcemente amargo", pues sin quedar escondidos tras el dulzor esta cerveza se permite el lujo de tener unos toques lupulosos fantásticos a mi parecer, especialmente en un larguísimo retroaroma.

Con esta cerveza densa y espesa, de trago espaciado como me gustan cuando me puedo permitir un rato de tranquilidad, me he permito estirarla durante una hora larga, cosa que no me sucede todos los días, así que me veré gratamente obligado a repetirla en más de una ocasión.

Así acaba el sábado pero me gustaría comentar que dormí como los ángeles y me desperté fresco como una rosa, cosas las dos que también debo reconocer como virtudes de las cervezas en cuestión.


Domingo noche. El descanso del guerrero

Para matar un fin de semana agotador, entre actividades familiares y infantiles, nada mejor que una cerveza.

Como ya comenté en su día, preparando la cena de nochevieja aparecieron unas botella#FAVQEPDRDLC de las que disfruté como un gorrino. Pero una de esas botellas se quedó sin abrir...

No me he atrevido a hacerle pasar el calor estival, pobrecita mía, así que era un buen día para abrirla.
Tampoco era plan de que se estropeara, ¿verdad?

Así que para disfrute mío y envidia de otros, señoras y caballeros les presento a...
(redoble de tamborrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr, ¡plato!)

Cantillon Gueuze 1995




Se la dedico en especial a esos lectores que sólo entran aquí porque les gusta sufrir.
MuaahahahhaHAHAHAHA (risa de malo).

Aunque amenazaba ruina inicialmente, gran satisfacción al salir el corcho casi de una pieza, aguantado el tipo pese a su longeva edad. Ennegrecido por fuera, seco sequísimo, pero sólo ha dejado caer unos trocitos de nada.

Después de su largo cautiverio en botella, el líquido ha salido como era de esperar sin nada de espuma. En vaso ha quedado con un color meloso muy bonito.
Como sus hermanas más jóvenes, o quizá hasta más, muy muy ácida en boca, con predominio de vinagre de vino "de mi tío Tomás" y hasta limón puro. Un poquito de sidra entre el tacto en boca astringente y el regusto final un pelín dulzón sin llegar a empalagoso.

Aunque mi mujer siga sin entender como me puede gustar esta cerveza, especialmente oliendo como huele, yo no puedo dejar de sentirme enamorado de este tremendo caldo, y de llorar su pérdida y el hueco que dejará para siempre en el fondo (ahora sí) de mi armario.

domingo, 9 de junio de 2013

#FFdA 3.0 (Finde Fondo de Armario - otro regreso más y las culpas al de costumbre)

Saludos a todos de nuevo.

Como podéis ver me he vuelto a tomar una pausa larga entre una entrada y la siguiente.

No os voy a llorar mis penas porque no es ese el objetivo de este blog, así que vamos a centrarnos en las cervezas, que es lo que estáis esperando.

Bueno, va. Os contaré una de mis penas, porque sí viene al caso.
Después de currármelo un montón convenciendo a la familia, y haciendo malabares con mi agenda para dejar un huequecito, la lluvia me desmontó el plan.y me perdí el Birrasana de Blanes. Buaaaaaa.

Hala, ya me he desahogado un poco, y puedo volver al tema.

Como muchos sabéis, un par de veces al año uno de nuestros blogs de referencia, Birraire.com, organiza la #FFdA (Finde Fondo de Armario).
Como me gusta la primera definición que publiqué en la primera edición, pues la repito y me quedo tan ancho:

Se trata de reunir al máximo número de cerveceros locos abriendo armarios arcanos donde acumulan gloria bendita ciertas cervezas, con la esperanza de ser abiertas en ocasiones memorables.

Con el paso de las ediciones le hemos cogido cariño al evento. Ya en la primera edición me vi obligado a crear este blog para poder participar (vease las culpas se las echáis al birraire), después de un periodo de inactividad llegó el 2º #FFdA y volvimos a las andadas (véase Las Culpas se las volvéis a echar al Birraire), y ahora llega el 3er #FFdA y he pensado... si no le echo las culpas al Joan se enfadará, y tampoco es plan de romper estas bonitas tradiciones, así que... ¡las culpas al de costumbre!

Y ya llegados a este punto, os voy a enseñar una tontería que a mí personalmente me hace mucha ilusión.

Desde que empecé a acumular ciertas cervezas en casa de mi santo padre, y después bajo el manto de la paciencia infinita de mi señora esposa, nunca las he podido tener en algo que se pudiera llamar armario.
Así que mis anteriores participaciones en el #FFdA tendrían que haberse llamado algo así como "#FAVQEPDRDLC" (Finde A Ver Que Encuentro Por Diferentes Rincones De La Casa), que como nombre no hubiera triunfado (y como hashtag menos, que ya casi ni deja sitio a escribir nada).

Y como a la tercera va la vencida, os presento a mi particular estrella del #FFdA.



¡Por fin tengo un armario cervecero! ¡Por fin puedo usar el hashtag #FFdA sin hacer trampas!

Después de mucho buscar y sin encontrar nada que me convenciera o que me cupiera en mi despacho, al final la casualidad me puso esta joya en una tienda en liquidación a 2 manzanas de casa, y barato barato.
Caben cuatro cajas de las de plástico de toda la vida, más algunas botellas sueltas. No hay problema con las botellas de 75cl que caben fantásticamente en la parte de abajo.

Y como en lo que a mí respecta semejante evento se merece su propio espacio, voy a acabar esta entrada aquí mismo y de las cervezas hablaré en la siguiente.