miércoles, 11 de diciembre de 2013

#FFdA 4 o #FCFDCA(CP)QEPPARDLC(CSUA)

Hola a todos.

Visto que la discontinuidad forma parte del espíritu de este blog, en vez de explicar el enésimo motivo de pausa retomaré sin más el hilo.

El motivo de esta entrada es además la celebración de la cuarta edición del #FFdA, el evento que provocó la creación del blog , así que no podíamos faltar... aunque ha faltado un pelo.

Por si alguien no ha leído las entradas previas sobre el 1er #FFdA (intro, sesión 1 y 2), del 2º (previa, capítulo 1, 2 y 3) o del 3º (partes 1 y 2), o tampoco alguna de las convocatorias "patilleras" del ya clásico culpable (por ejemplo la de la presente edición), las siglas corresponden al evento "Finde Fondo de Armario", que también podría ser conocido como #FCFdCA(CP)QEPPARDLC(CSUA):
"Frikis Cerveceros Fardando de Cervezas Acojonantes (Con Perdón) Que Estaban Perdidas Por Algun Rincón De La Casa (Con Suerte Un Armario)"

Como ya he dejado caer antes, en esta ocasión estuve a punto de no poder participar.
De hecho el mismo día que empezaba el evento recogí el alta médica después de varias semanas de reposo obligado en casita (y sin jarabe de cebada).
Ya estoy bien, gracias por preguntar, conque... ¡A celebrar el alta por todo lo alto!


Sabadell, viernes 29 de noviembre

En el encendido oficial de las luces de Navidad, con la colaboración de los Castellers de Sabadell (de los que formo parte) nos encontramos "casualmente" unos cuantos "cenosillicafóbics" de la "colla", con un par de horas libres antes de nuestro ensayo y relativamente cerca de Moixeró...

Así que el #FFdA tuvo una previa, que si bien no cumple con los "requisitos"... este es mi blog y para un día que escribo voy a poner lo que me de la gana. Faltaría plus.

Los puristas que se salten unas cuantas líneas. Más abajo ya aviso.


La previa: celebración de alta médica y de final de temporada... y de lo que haga falta

Así que fuera de programa (pero dentro del estómago) cayeron por orden de aparición:
- Eko's 2.0 (tenía ganas de probar algo de l'Anjub, y ahora tengo ganas de repetir)
- Back in Black (de Naparbier, birraco que descubrí en la Fira de la Cervesa Artesana de Sabadell)
- Nomada Moose Islay (ovación, Lagavulín birrificado, lágrimas de emoción y síncopes varios)
- Hello My Name Is Sonja (orgía Brewdogiana con la prima de Ingrid, que está igual de buenorra)

compartidas, eso sí, que tampoco era cuestión de llegar al ensayo de Castellers con un globo de aupa.

Nos despedimos con pena de Ramon y sus fabulosas estanterías y nos fuimos a sudar un poquito con los Castellers. Para recuperar líquido cayó una Estrella Galicia 1906 Red Vintage "la colorada".
El bar del nuestro local se está situando entre las mejores cervecerías de nuestra ciudad, aunque el untappd no se lo acabe de creer.

Mientras mi amigo David me repatria a casa, a una hora temprana para lo que acostumbramos, me acuerdo del #FFdA y le hago una proposición deshonesta, que acepta.
Subimos a mi piso a abrir botellitas y empieza el #FFdA propiamente dicho.


El #FFdA en cuestión (sesión 1 y única)

Los puristas que se han saltado unas cuantas líneas pueden seguir leyendo a partir de aquí, mientras que los envidiosos de rigor ya pueden saltarse el resto de la entrada y cerrar el navegador por si acaso les entra rampa.

Puestos a compartir, saqué más o menos al azar unas cuantas cervezas del fondo del armario, que tampoco era cuestión de despertar a la familia.

Las cervezas seleccionadas, por orden de aparición:

Hoppe Artisanale Pils de Van Steenberge (2011)
Un buen lager que mejor hubiera caído en su día, en el par de añitos que lleva en casa ha perdido su carácter lupuloso.

Belle-vue Gueuze (1997)
Seca y astringente. Recordaba la versión "del año" más empalagosa, y ahora parece más como una sidra amaderada. Que bien que le sientan los años. ¡Yeah!

Strubbe Vlas Kop (1998)
Gerstebier (cerveza de cebada) según la etiqueta. Mi curiosidad me lleva a la birrapedia y descubro que se hace con trigo malteado y cebada sin maltear. Sorprendentemente la botella conserva el gas, la cerveza hace una bonita espuma y aún se puede beber. Seguramente ha perdido matices con los años.

Lefebvre  Moeder Overste (1997? 1998?)
No hacemos caso de la etiqueta, que recomienda su consumo antes de 1999. De todas maneras, con una Tripel de 8º tampoco corremos tanto riesgo así que la disfrutamos tan ricamente. Sin ser una maravilla, se deja beber. Ahora mismo no recuerdo la original, así que tendré que ver si la encuentro por ahí para compararlas.

Crombé Egmont (75cl, 1997)
Aún elaborada en Zottegem, el pueblo de mi socio Rik, antes de que se la quedara Strubbe.
Una triple sencilla, sin pretensiones, pero muy agradable y que envejece bien.
¡Gracias Rik!

Slaapmutske Winterbier (2000)
Cortesía de Filip, en el Blauwe Volk. Aparte de no dejarme pagar las cervezas ese día me regalo una caja entera de esta cerveza de la que aún me queda alguna más. Ya prometían en su primera edición.

Sint-Sixtus Abdij Westvleteren 8 (2000)
Quizá la última que me quedaba, o quizá no. En el mundo mundial tampoco han de quedar demasiadas, ¿verdad?. Espectáculo absoluto, aunque con menos regusto alcohólico como su "hermana mayor", la 12.


No está mal toda la artillería desplegada en un solo día, pero tampoco conviene abusar de mi recién recuperada salud y lo dejaremos por esta vez.

David vive cerca y no tendrá problemas en llegar a su casa y yo sólo tengo que atravesar el pasillo.

Buenas noches.


Anexo (armariofilia y otras depravaciones cerveceras)

Ya se que la publicación de fotos de armario va a ser la tónica y  casi requisito de la presente convocatoria, pero servidor estrenó su armario cervecero no hace tanto, y el mueble en cuestión ya tuvo su momento de gloria en el anterior #FFdA, así que quien quiera verlo que entre en el enlace previo.

Por comentarios de previas ediciones, sé que a más de uno le gustaría verlo por dentro, pero por si acaso prefiero no exponer mis añejados caldos a la luz. Así que los dejaremos en su oscuridad presuntamente gay (pues no han salido aún del armario).
No he podido evitar el chiste malo. Lo siento mucho. Me he equivocado. No volverá a ocurrir.

Pero para seguir la moda, voy a fotografiar otro armario que ya tengo hace unos cuantos años en el comedor de mi casa. Aquí mi amante esposa me permite amontonar algunas de mis copas (dentro) y exponer los cadáveres de mis más vetustas botellas (encima).

En la parte central de la foto, y aún sin colocar, he querido incluir una botella que no llegó al #FFdA por pocas semanas pero que tenía que aparecer igualmente en esta entrada porque lo merecía: una De Dolle Brouwers Stille Nach (1993), maravilla de los locos belgas de los que siempre he intentado conseguir botellas. Una de las joyas de mi armario, sin duda, que aún no sé como ha conseguido aguantar tantos años sin ser abierta. Despistado que es uno.

Pues ya sin nada más que añadir, y esperando con ganas el resumen del Birraire, me despido hasta vaya usted a saber cuando.

Así que si no publico nada antes, que al paso que vamos será lo suyo, felices cervezas de Navidad a todos.
Y por si acaso aún tardo más que todo eso, que os vaya bien la vida.