lunes, 11 de marzo de 2013

20 cervezas de amor y una estrella desesperada (2ª entrega de la crónica del #BBF13)

Después de la traumática experiencia del 2012, en que me bebí enterita la lista de cervezas que llevaba preparada de casa (el papel, quiero decir), este año no llevaba nada demasiado preparado.

Eso sí, me había repasado las listas de Birraire (I: Pepinos y II: Pepinillos, digooo Anticrisis), de Catas Cerveceras y comentarios y notas de cata de algunas cervezas a priori candidatas.

¿Y todo para qué? ¡Para improvisar, por supuesto!


Bienvenido, mister H.

El señor H. y yo llegamos al Arena BBF stadium (ver entrada anterior) con sed... ¡pero no pensábamos que tanta!

El señor H. no es un loco de la cerveza, como la mayoría de la gente que va a leer esto, pero es un respetable aficionado al líquido sagrado, con la suficiente curiosidad para querer probar cosas nuevas y con una idea clara de qué le gusta más y qué le gusta menos.

No me costó mucho convencerle para que se apuntase a la aventura. Tampoco le pareció mal mi plan de compartir las cervezas, para probar el doble de brebajes. El señor H. dejó en mis manos la elección de la mayoría de los caldos y yo a cambio intenté equilibrar el repertorio adaptándolo también a sus gustos.

A continuación la lista aparentemente exhaustiva de lo que probamos. Aunque tengo la sospecha de que faltan dos, no las voy a poner en ningún lado salvo en el título de la entrada por motivos estéticos.

Primera ronda:
49. Cantillon Iris (Lambic - Unblended ABV 5%)
127. Dougall's Leyenda (Special Bitter ABV 5,8%)


Empezamos bien el día con dos cervezotes, buscando una graduación baja que quedaba mucho día por delante.

Ver una Cantillon en la pizarra inicial y tenerla en el vaso. ¿Para qué tanta lista si el cuerpo me la pide?
Si alguien ha leído alguna entrada anterior de este blog (y si no, aún está a tiempo) sabrá de mi afición a descorchar una Gueuze de Cantillon cada año por nochevieja (memorable la última). Introducción del señor H. en el maravilloso mundo de los lámbics.

De Dougall's no hace falta hablar mucho, que ya se ha dicho todo. Descubrí la 942 en el Birrasan de Blanes, y me llevé algunas a casa con gran alegría. Baste decir que es la cerveza que abrí para celebrar mi último cumpleaños (por lo tremenda que está y de paso por el 42). La elección de la Leyenda no fue nada inocente, ya que se trataba de empezar a preparar al Señor H. para alguna oleada lupulosa que vendría más tarde.


Segunda Ronda:
7. Aktien Urbayrisch Dunkel (Dunkel lager ABV 5,1%)
44. Birrificio del Ducato New Morning (Saison ABV 5,8%)


Seguimos con graduaciones moderadas, y mucha curiosidad.

Por un lado interpretación italiana de una Saison belga, un estilo que me chifla, con ingredientes originales y una colección de sabores divertidos que se complementan muy bien. Uno de los descubrimientos del día. Me trajo a la memoria otro de mis descubrimientos del pasado Birrasana: la Moon Verata.

Por otro lado una lager negra. Un estilo que no acostumbro a frecuentar, excepto por la Köstritzer, aunque las dos cervezas son muy diferentes. La Aktien es muy ligera en boca, donde deja un muy agradable gusto de chocolate a la taza pero más suave. Como una leche con colacao, pero menos cremosa. Me dieron ganas de pedir unos churros con gas para completar un desayuno de muy muy buen rollito.


Tercera Ronda:
93. Segarreta Ginger Beer (Espècialty Ale ABV 6,5%)
157. Het Nest Turnhoutste Patriot (Saison ABV 6,5%)

Pues no lo estaremos haciendo tan mal, cuando en la tercera ya nos apetece repetir conceptos.
Por culpa de los birrificios, nos apuntamos a la Segarreta. La verdad es que entra muy bien, aunque a nuestro gusto (y también por culpa birrificia) se nos quedó algo corta de gengibre. Habrá que darle una segunda oportunidad "en seco".

Turnhout es una de ciudad belga en la que no he estado, cosa que me gustaría remediar. Empezaremos la visita virtualmente con una cerveza conmemorativa, que se convirtió en alegórica. Saison típica belga, pero "liberada" por las tropas americanas de lúpulos inclementes. Muy buena.


Cuarta Ronda:
46. Lluna's Happy Trip (Tripel ABV 7,5%)
303. Hof Ten Dormaal Barrel-aged Project: 
No. 7 Grappa (
Belgian Ale BA ABV 12%
)

Cambio de tercio. Subimos de grado.

La Lluna's no estaba en mi quiniela, pero apareció en un momento en que nos pusimos de acuerdo en buscar cervezas más fuertes, coincidiendo con un momento en que apenas las había, o eran negras cual tizones del infierno o amargas cual recorte presupuestario (y aún sin tener al señor H. preparado para ello).
Tirando más de lúpulo que las originales tripel belgas, me pareció correcta y original, pero la cabra tira al monte, y yo volveré a mis clásicas.

Otra de las cervezas a destacar del certamen. Con un número que se caía fuera del catálogo impreso, nos dejó unas sensaciones fantásticas. Un ale muy generoso de alcohol pero sin ser ofensivo, que deja una agradable calidez y un aroma muy nítido y largo de grappa blanca. Muy recomendable me dejó con ganas de probar alguna de sus hermanas.


Quinta Ronda:
47. Cantillon Gueuze-Lambic Bio (
Gueuze ABV 5%)
199. Lervig Konrad Stout
 (
Russian Imperial Stout ABV 10,4%)

Dos huídas en sentido contrario

El señor H. se apunta a revisar el lambic de primera ronda, en una de sus versiones más clásicas y celebradas, y por supuesto que no voy a permitirle que se beba esta joya él solito. ¡Que ganas tengo de poder volver visitar la Brasserie de Anderlecht!

Por mi lado, aprovecho para huir hacia adelante, hacia terreno desconocido. La magnitud de la primera gran cola del día me inclina hacia este brebaje oscuro, alcohólico y dulce a morir. Me sumerjo profundamente en el caramelo del flan, el "cremat" de la crema catalana y el fantástico turrón guirlache de mi tía Montse. Me sumerjo tanto que el señor H. decide ir a perpetrar la sexta ronda en solitario.
(Corrijo: quizá la primera gran cola del día fuera en el tirador de Art Coure, lo que me satisface mucho ya que siempre me ha parecido una cerveza excepcional y diferente y siempre tengo alguna por casa.)


Sexta Ronda:
107. Origen 1905 (
3b Märzen ABV 5,2%)

Si hombre, que te la vas a beber tu toda...

Fácil de beber así que al señor H. le costó despacharla bien poco. Presente el malta para lo suave que es la cervecita. 


Séptima Ronda:
20. Anderson Valley Hop Ottin' IPA (
IPA ABV 7% IBU 86)
69. 
BROUWERIJ'T IJ Columbus Bio (
Belgian Strong Ale ABV 9%)

Lúpulo o lúpulo.

Hop Ottin'. Otra larga cola que vale la pena hacer visto el claro reclamo en el catálogo a los "enfermos del lúpulo" entre los que me encuentro. La espera vale la pena y el amaaargo hechizo nos embriaga de forma fulminante. ¡Yeah!

Previamente en la cola, y para preparar al señor H. para el mundo IBU, nos apretamos la Columbus Bio. Otro desembarco de lúpulos aliados, esta vez con artillería alcohólica. La mejor carta de presentación que podía hacerme esta marca holandesa, hasta ahora desconocida para mí. Me ayudó a pasar mejor el mono de De Molen que costará que le perdone a la organización.


Octava Ronda:
62. Brewdog Hello! My name is Ingrid (Imperial doble IPA ABV 8,2%)
182. Troublette (Belgian White ABV 5,5%)

De una cola pasamos a otra.

Por fin una de las cervezas con la que había fantaseado en mis listas mentales, y con la que no contaba pues sabía que la habían pinchado ya el viernes. Brewdog es para mí sinónimo de placer, y con una cerveza de nombre tan sugerente me vuelvo a poner en la cola. Con el primer trago se me caen los... papeles al suelo. Me dejo estar de anotaciones y leches y disfruto como un enano. Concierto de monosílabos y sonidos guturales. Como me llegan comentarios libidinosos de quien la pudo disfrutar también el domingo, por mi parte declaro esta cerveza una de las grandes del certamen (las que quieran optar a compartir el título han de ser enviadas a mi domicilio particular).

El hecho de contar con dos vasos nos permitió hacer la cola con otra divertida cerveza, la Troublette.
Una macedonia muy gustosa, de trago largo y fácil, a la que le debo una cata con el paladar más despejado.


Novena Ronda:
260. SLAAPMUTSKE Hop Collection (Challenger) (
Ale belga ABV 10%)
298. Guinea pigs! Flow Ipaporter (Black Ipa/Imperial Porter (english strong ale) ABV 8,5%)

¡Que salgan los monstruos en fila india!

Bélgica se rearma y nos manda un pedazo de cerveza que, aunque llevamos el alcohol muy bien puesto y no hemos dicho tonterías muy grandes, ya no estamos capacitados para diseccionar. Nos parece buena, muy buena. Se la dedico a Filip, que en un día memorable hace unos añitos me regalo una cajita de winterbier de la que aún me queda alguna. Gezondheid!

Todo el mundo habla de Yria, y servidor sin probar nada de nada. ¡Por fin! IPA + Porter significaba que me iba a gustar por lo menos por dos lados y así fue. Por dos, tres, cuatro o dieciseis lados, ¡yo qué sé! Tentado de poner en infusión a las cobayas de mis hijas al llegar a casa. Con ganas de repetirla y probar el resto del catálogo toledano (aún me tocará ir allá, y cargar de paso unas Domus).


Décima Ronda:
65. Brewdog I Hardcore you (Imperial IPA  ABV 9,5%)

Traca final. Muerte y destrucción. Exterminio masivo. Sayonara Baby. Pa' habernos matao Paco.

Sacando petróleo de las últimas fichas, aprovechamos que la organización se piensa que nos hemos marchado y sacan las cervezas que tenían escondidas. Brewdog + Mikeller, casi nada... No me puedo imaginar lo que sacarán en la noche, pero tampoco me preocupa demasiado. Ahora mismo soy feliz aunque nos hayamos bebido la última ficha.

Salimos por la puerta grande, ante la envidia de los congregados en la gran cola de entrada. Debería estar sonando el "Mesías de Haendel" o por lo menos "Love Comes Walking In" de Van Halen, pero en cambio  "Opa yo viase un corral" vaticinaba el castigo que nos esperaba a los pecadores.

 
Penitencia Final:
0. Estrella Damm (pils deleznabilis - lager rillero)

Saliendo del recinto nos invade el hambre que durante unas horas hemos engañado con quesos asturianos, empanadas y cocas de escalivada (y alguna cerveza creo recordar). El señor H., antiguo aborigen del barrio, me conduce al frankfurt de muchas juergas de su juventud. 

Como la sobrasada con queso no pega con el vichy, el cacaolat ni el zumo de melocotón, pedimos  sucedáneo de cerveza: la clásica e infame Damm de toda la vida. Si en condiciones normales no me gusta, imaginaos después de trasegar todo lo anterior.

Allí se quedó casi toda, demostrando que el bien siempre triunfa sobre el mal.
¡¡¡HASTA EL AÑO QUE VIENE BBF!!!